Home » » Chocolat

Chocolat


Sin prisa me deja en la silla acariciando casualmente mi pezón, empuja mi cabeza hacia atrás mostrando mi cuello.

Retira mi collar y pasa un dedo produciendo un cosquilleo en todo mi ser. Cierro los ojos y saboreo el momento, es el único que tendré de paz en los siguientes sesenta minutos.

Sus pasos son firmes hasta llegar de nuevo a mi, me ordena abrir los ojos y así lo hago, pero algo no le agrada y vuelve a marcharse. Espero pacientemente, he aprendido ha hacerlo sin preguntar ni demostrar impaciencia, lo que tenga pensado no tardara en mostrarlo.

Trae un espejo de pie móvil y lo coloca de forma que yo en la postura pueda ver lo que tiene pensado hacerle a mi cuerpo, ya satisfecho con la visión, vuelve a tomar en la mano el recipiente, depositándolo en la mesa que esta a mi lado.

Se acerca hasta mi oído y me susurra…. –“hoy serás la mas dulce de todas las perras” – lo miro sin entender, pero solo tarda 10 segundos en mostrármelo.

Un generoso chorro de un líquido casi ardiendo cae sobre mi barbilla, dejando un surco de ardor por mi cuello, quemándolo, castigándolo y deslizándose lentamente por entre mis pechos hacia el ombligo.

Gimo al tiempo que mi cuerpo se arquea y tiembla, quema tanto…. y sin embargo para él no es suficiente, así que vuelve a repetir la operación, haciendo que el gemido se convierta en grito, el temblor en deseo de correr a por algo frío, pero me quedo sentada dejando que las lagrimas caigan lentamente por mi mejilla.

Ahora es mi pezón el que recibe ese calor, aprieto los dientes fuerte no sale ningún sonido de mi garganta y esto parece no gustarle, así que vierte una cantidad mayor en el otro y ahora si… grito, -“quema” – le digo, - “como debe ser” – me contesta. Aprieto los ojos –“abre los ojos” – “quiero que lo veas todo”. Obedezco al instante.

Acerca el cacito a mi hombro y deja caer unas gotas, ya no esta tan caliente, y ahora empiezo a disfrutar la pequeña quemazón, esbozo una sonrisa y le oigo reírse junto a mi oído – “no todo tiene que ser tan fuerte, mi placer a sido satisfecho mi perra, ahora es el tuyo”- giro la cabeza y me sonríe.

Deja caer mas gotas sobre mi, un ronroneo de placer escapa de mi garganta haciendo que una carcajada brote de la suya…. “me encantara oír ese ronroneo cuando mi lengua se endulce con el chocolate”

Reímos juntos, no serán solo 60 minutos, será mucho mas tiempo para nuestro placer.

0 comments:

Post a Comment

 
Support : Copyright © 2015. movie glory - All Rights Reserved