Home » » PUNISHED - Brynn Paulin - "CAPITULO 5"

PUNISHED - Brynn Paulin - "CAPITULO 5"


Capítulo 5
Natalia estaba encerrada y pensó que podría explotar.
Jugueteando con su abridor de cartas, se quedó mirando el correo electrónico, Ethan le había enviado su cuenta personal. No debería haberlo abierto en el trabajo, pero lo único que le importaba estaba en Australia. Durante dos semanas más.
Este correo electrónico era explícito, como la mayoría que había enviado en las últimas semanas. Honestamente, el hombre podría escribir las cosas más eróticas. Sus muslos se estremecieron al leer las palabras, su estómago aleteó por lo que pensaba hacer cuando volviera a casa.
Mientras, ella volvía a recordar las promesas de él cada vez más agitada, un segundo mensaje apareció. Del remitente, El Calabozo. Por un instante parpadeó, preguntándose si sólo debía eliminarlo. No. Era un recordatorio de la cita que había hecho la última vez que había estado allí. Tenía que confirmar la disposición o hacerles saber que no se presentaría mañana. La última vez que había estado allí, su Maestro había sido Ethan. Ella no iba a tener  suerte esta vez, pero...
Ella golpeó el abridor de cartas sobre la mesa mientras pensaba. Ella podía ir… Podría haber alguien que le ayudara a quemar algo de este fuego. No sería Ethan, pero no sería como si estuviera teniendo relaciones sexuales con el hombre. Ella recibiría una palmada. Con su ropa interior en su sitio. Mientras pensaba en Ethan.
Si ella no controlaba su excitación, probablemente se partiría a la mitad o se fundiría en un charco lleno de vapor en el segundo que Ethan la tocaría en dos semanas. Eso no lo haría. Tenía que estar bajo control.
Hizo su decisión, movió  su ratón al correo electrónico, hizo doble clic abriéndose luego, llenó el formulario adjunto para la noche. Una paliza, bragas, ningún juego de rol, sin escenario especial, palabra segura "alcachofa".
* * * *
El estómago Natalia estaba en nudos. Cuanto más cerca estaba de su cita, menos segura sentía que estuviera haciendo esto. No era romántico o estaba saliendo con nadie y ciertamente no era sexo. Era sólo aliviar el estrés.
La recepcionista le llevó a la habitación y le dijo que "John" estaría con ella en breve. Natalia se puso la máscara necesaria y se inclinó sobre el banco de nalgadas. Todo era tan clínico. Nada estimulante. La mujer bien podría haber estado llevándola a una cita con el ginecólogo. Natalia se sentía tan ansiosa. La primera vez que había estado aquí, su barriga estaba tan emocionada. Su coño se había mojado con anticipación. Ella tenía la sensación de que si alguien la tocaba ahora se sentiría como el Sáhara.
Nadie la estaba tocando.
Ella no debería estar aquí.
Agitada se puso de pie… al mismo tiempo la puerta se abrió y un hombre enorme que podría haber duplicado a Hulk entró en la habitación. "De nuevo en el banquillo, ahora", gruñó.
Ella se apartó. -Um... no. Yo voy a irme. Siento haber tomado su tiempo.
-Dije al banco. El sacó el cinturón de su pantalón negro y ella abrió sus ojos.
-Mire, usted todavía recibirá el pago. Yo… Yo he cometido un error. Yo no debería estar aquí.
Hulk… John se cernía sobre ella y la agarró del brazo, tirando de ella hacia el banco. No muy suavemente, la puso en posición. Su mano extendida en la espalda y el cinturón le dio una bofetada en las nalgas. Ella gritó por el dolor, nada cercano a lo que ella había experimentado con Ethan.
Infructuosamente, ella luchó cuando otro latigazo vino. -¡Alto! suplicó ella. -¡Alto! ¡Lo digo en serio! Yo no quiero esto.
¿Por qué no paraba? Dios, él era tan fuerte, no podía moverse en absoluto por la forma en que él la sostenía y la obligó a estar en su lugar. De repente, ella se dio cuenta que la correa bajó por cuarta vez,  él pensaba que estaba jugando su papel con él.
-Alcachofa!" –gritó ella. -¡Por Dios! ¡Alcachofa!
El cinturón que ya estaba descendiendo cuando él rompió el arco y tiró hacia atrás. Las lágrimas corrían por su rostro, no por el dolor… oh Dios, el dolor y no tenía nada de erótico, pero al saber que ella acababa de cometer el mayor error de su vida.
Ella no debería estar aquí. No debería haber hecho esto.
-¿Estás bien? John le preguntó suavemente liberándola de su dominio sobre ella y ayudándola a levantarse. -¿Estaba demasiado duro?
Cualquier cosa habría sido demasiado. Ella negó con la cabeza, llorando en serio ahora. Tenía que salir de aquí. ¡Tenía que olvidar que había sido tan estúpida!
* * * *
Ethan no podía entenderlo. Después de seis semanas de la mayor intimidad que él había compartido alguna vez con una mujer, Natalia había comenzado a esquivar sus llamadas y sus correos electrónicos. Tres días sin comunicación. Lo frustraba más de lo que podía empezar a decir.
Apoyó la cabeza contra el asiento y cerró los ojos cuando el avión hizo su descenso a Indianápolis. Lo que había ido mal, él podía arreglarlo en un par de horas. Natalia no lo sabía, pero su negocio había terminado antes de lo previsto. Había tenido la opción de pasar sus últimos diez días de turismo o cambiar su billete para poder volver a casa temprano. Venía a casa temprano. Había tenido suficiente de estar lejos de la mujer que amaba y él la amaba. En cuanto pudiera hablar con ella,  llegaría al fondo de esto y le pediría ser de él.
El avión aterrizó y empezó a recoger sus cosas. Por costumbre, sacó su teléfono celular cuando el piloto dijo que los pasajeros ya podían hacer llamadas telefónicas. Ethan frunció el ceño. No había mensajes o una llamada de Natalia. Había una llamada de su amigo, Rob, y Ethan se preguntó lo que tenía que decirle. Rob siempre estaba lleno de historias obscenas de El Calabozo y en ese momento, Ethan realmente necesitaba algo para animarlo.
Rápidamente marcado su correo de voz y esperó la alegre voz de su amigo.
-¡Yo amigo! He oído que has estado viviendo por debajo. Tenemos que reunirnos y conseguir un buen estado de ebriedad en breve. En fin, tú querías saber si esa mujer volvía. Estaba haciendo el papeleo y parece que lo hizo. Pregunté por ahí qué escena fue. Creo que Big John nunca volverá a ser el mismo...
Agua helada corríó por las venas de Ethan y cerró el teléfono sin escuchar el resto del mensaje. La rabia lo atravesó con tanta fuerza, que quería pegarle a algo… alguien… partirlo. Ella era  suya. ¡Qué diablos! Big John le había hecho. Él lo mataría. Y a Natalia...
Su aliento silbó entre dientes. ¿Cómo pudo hacerlo? ¿Cómo pudo hacer esto con otro? No era de extrañar que ella hubiera dejado de hablarle. Tuvo la visión del gigante de cuero que acechaba el club, pasando por las sumisas, como si fueran pañuelos. John podía joder a Natalia y escupirla antes de que ella supiera lo que la golpeó.
¡Esto era una mierda! ¿Cómo pudo suceder esto? ¡Maldita sea! Había pensando que él y Nat tenían una conexión mejor que esto. Que estaban destinados a estar juntos. Que era suya y que ella lo sabía.
Tenía que verla.
El avión se había despejado antes de que él reuniera sus cosas. Tres  horas de escala más antes que estuviera en un vuelo a Detroit, otra escala y luego otro vuelo a casa. Cinco horas. Podía estar en casa en tres si conducía. Decidió llegar tan pronto como fuese posible, decidió bajar del avión y se fue en busca de un arrendamiento de coches.
* * * *
Natalia estaba acurrucada en la esquina de su sofá en la oscuridad, mirando el resplandor en la pared de los faroles cuando alguien comenzó a golpear a su puerta con suficiente fuerza para mover las fotos en el hall de la entrada. Con el ceño fruncido, ella salió de la manta con fuerza a su alrededor. No necesitaba esto.  Ya se sentía bastante mal por lo que había sucedido en el club y no podía hablar con Ethan. Ahora, algún enloquecido maniático estaba golpeando a su puerta.
¿Acaso no tenía suficientes problemas? Tenía que encontrar la manera de decirle a Ethan, explicarle y disculparse con él. Sólo podía rezar para que él la perdonara. No sabía lo que haría si no lo hacía.
-¡Natalia!. Quien estaba en el pasillo gritó. Dejó caer la cabeza sobre sus rodillas. Era evidente que su vecino estado ebrio. Ella no quería defenderse esta noche.
Los golpes continuaron luego se detuvieron de repente. Casi de inmediato, el teléfono de su casa sonó. Ella lo ignoró, también, hasta que la máquina lo recogido. -Natalia. Abre. La puerta... Ahora.
-¿Ethan? Ella saltó de la cama tropezó con la manta y se tambaleó hacia la puerta. La abrió luego casi la cerró de golpe otra vez al ver la cara lívida de su amante. El entró antes de que ella pudiera moverse y cerrar la puerta de golpe para que ella encendiera la luz del techo.
-Yo sólo quiero que me contestes un par de cosas. Quiero saberlo por ti. ¿Fuiste a El Calabozo?
Ella lo miró fijamente, su estómago se hundió en el suelo. Por la expresión de su cara, él ya lo sabía. El pánico se apoderó de ella. Ninguna cantidad de disculpas iba a solucionar este problema. ¡Ella debería haber sabido mejor!
-¿Dejaste que alguien te diera una nalgada?
      -Fui allí... susurró ella. Las lágrimas inundaron sus ojos y no podía verlo claro. ¿Cómo podía explicarle lo que había pasado? Que  hubiera estado allí ya era bastante malo.
La ira visiblemente emergía de él, pero lo que quedaba era peor. -Pensaba mejor de ti, Natalia. Creí que sabías que eras mía."
-Lo siento, exclamó ella. -Yo no….
Él la cortó con un tajo de su mano a través del aire.
-No. Él negó con la cabeza. -No puedo hablar contigo ahora mismo. Incluso no puedo verte ahora mismo. Necesitaba que te comprometieras  conmigo… como yo lo estaba contigo. Y me mostraste que no podía ser. Él sacudió la cabeza y ella sintió como si su mundo se estuviera partiendo. Los dedos de él pasaron por el pelo y lanzó un suspiro cansado hasta los huesos. -He estado viajando durante veintidós horas, pero yo tenía que ver si esto era verdadero.
-Ethan, no lo entiendes, le rogó al abrir la puerta y salir. Ella lo siguió. -No entiendes lo que pasó. Escúchame.
Sus profundos ojos azules la traspasaron. -Ya sé lo que pasó. No necesito los detalles.
Y sin dejarla hablar, se fue. Él acaba de dejarla. Y Natalia sabía que habían terminado.
Rota, volvió a entrar.
Mañana, ella le suplicaría pero cuando la mañana llegó se encontró incapaz de hacer frente, a verlo y a su rechazo. Llamó al trabajo para decir que estaba enferma ese día. Y el siguiente. Y el siguiente. Y en esa última noche, decidió que iba a renunciar. Tan infantil como pudiera parecer a un extraño,  nunca sería capaz de tener suficiente de Ethan para enfrentarse a él, hablar de trabajo compatible con él como si nada especial hubiera pasado entre ellos.

0 comments:

Post a Comment

 
Support : Copyright © 2015. movie glory - All Rights Reserved